Joaquín Andrés (Andy) Hoffer

nació en Montevideo donde se graduó como bachiller en ingeniería. En 1966 fue becado a California a estudiar física y de allí a Johns Hopkins para su doctorado en biofísica, donde diseñó y fabricó los primeros electrodos implantables y amplificadores portátiles capaces de registrar minúsculas señales transmitidas por nervios periféricos. Hoffer demostró que nervios periféricos transectos se atrofian rápidamente, pero siguen funcionando y cuando logran reconectarse con músculos, pueden recobrar sus calibres. Hoffer y Steen Andreassen midieron la contribución a la rigidez de músculos activos, generada por reflejos y el artículo de 1981 es hasta hoy su obra más citada. Hoffer continuó su formación en el Laboratory of Neural Control, NIH, Maryland en estudios de patrones de descarga de fibras sensoriales y motoras. En 1980, Hoffer y Loeb introdujeron el concepto de la reinervación muscular dirigida, procedimiento con el cual los propios nervios motrices de un muñón se pueden usar para controlar una prótesis.

En 1982, Hoffer instaló en la Universidad de Calgary un laboratorio para estudiar animales en libre movimiento y pudo, con Ángel Caputi e Inés Pose de Uruguay, medir cambios en el largo de fibras musculares durante la marcha. En 1988 Hoffer obtuvo su primera patente sobre métodos de control en circuito cerrado de la activación eléctrica de músculos paralizados. En 1991 es nombrado profesor titular y director de la School of Kinesiology en la Universidad Simon Fraser (SFU), British Columbia.
En 1997, Hoffer fundó Neurostream Technologies, compañía que recaudó 3 rondas de inversión privada y de 2001 a 2003 desarrolló el NeurostepTM, el primer dispositivo de asistencia totalmente implantado para caminar en hemipléjicos. Neurostep usa dos electrodos en manga, uno en el nervio tibial y otro en el nervio peroneal. La compañía registró varias patentes sobre el sistema de asistencia completo, cuya unidad de control fue fabricada por CCC (Centro de Construcción de Cardioestimuladores) de Uruguay. En 2011, Otto Bock HealthCare adquirió la tecnología de Neurostream.

A partir de 2005, Hoffer conjuntamente con Max Donelan obtuvieron fondos de subvención para desarrollar un nuevo tipo de recolector de energía biomecánica que puede generar 12 Watts durante la marcha, sin causar fatiga al usuario. En 2006 crearon la compañía spin-off Bionic Power que obtuvo 5 patentes.
En2006 Hoffer llega a lo que puede ser su innovación más revolucionaria para el manejo de enfermos críticos en el futuro: la estimulación transvascular del nervio frénico. En 2009 fundó Lungpacer Medical Inc. que está asociada a 40 patentes otorgadas y ha recibido US $140 millones en fondos privados, con en el momento actual ensayos clínicos en 20 hospitales en Europa y estudios en EE. UU. que incluirán 30 hospitales.
Hoffer es profesor de fisiología biomédica y kinesiología y ha iniciado una nueva línea de investigación para ayudar a personas que padecen temblores que interfieren con el control voluntario de movimientos precisos.